• 1 agosto 2021 16:20

«Un gesto de deportividad» Vicente Parra Roldán

Hispanidad Radio
  •  
  •  
  •  
  •  

La Opinión

En este mes de junio se ha cumplido medio siglo de una de las peores situaciones deportivas que ha vivido el Recreativo pero que, afortunadamente, pudo superar y lograr mantenerse en categoría nacional, en Tercera división, la misma en la que va a militar la próxima temporada.

La campaña 71-72 trajo consigo una modificación de las divisiones ( así es como está dividido el futbol español y no en categorías), por lo que, al finalizar la Liga, hubo una amplia nómina de equipos que descendieron y otros que tuvieron que disputar una eliminatoria de permanencia con equipos procedentes de los diversos grupos de la Regional Preferente.

Aquella temporada, el Recreativo quedó clasificado en decimotercera posición, sumando 12 victorias, otros tantos empates y 14 derrotas en los 38 encuentros disputados, en los que logró 44 goles y encajó 37, totalizando 36 puntos (por aquella época, las victorias se premiaban con dos puntos). A pesar de unos números aceptables en otras temporadas, en esta ocasión solo sirvió para evitar el descenso directo y jugarse la temporada en una eliminatoria.

Y, aunque se había rumoreado que el Recreativo se mediría al Melilense, lo cierto es que le correspondió jugar con el Barbastro, conjunto aragonés. Que militaba en la división inferior y aspiraba al ascenso, como quedó demostrado durante el partido de ida, celebrado el 11 de junio de 1.972. y que concluiría con empate a uno. Se adelantaron los locales y, en la segunda parte, Jeromo transformó un penalty, logrando un buen resultado para los onubenses.

El partido de vuelta se disputó en el Estadio Colombino en la noche del 18 de junio con una magnifica entrada de aficionados. El partido estuvo muy igualado, levando la iniciativa el conjunto onubense ante un Barbastro que solo pensaba en defender su parcela. Los minutos fueron pasando y el nerviosismo hizo acto de presencia en los graderíos hasta que en el minuto 89, Coradino, que se había hecho con el balón, avanzó sorteando a varios contrarios y, al llegar al borde del área, tiró para batir por bajo a Villader entre el entusiasmo de los espectadores que estallaron de júbilo por la importancia del gol.

Al finalizar el choque, muchos espectadores saltaron al terreno de juego para felicitar a los recreativistas. Pero lo más sorprendente fue que muchos auparon a hombros al guardameta visitante Villader como muestra de admiración por el gran partido realizado. Algo insólito en el futbol español pero que fue posible en la cuna del futbol español.

Se rumoreó que el Recreativo iba a fichar al portero Villader, quien, unos días después, envió, a través de los medios informativos, una carta de agradecimiento a la afición recreativista, reconociéndole la deportividad demostrada durante la disputa del encuentro ante la U.D. Barbastro y que sirvió para que el Recreativo no descendiera a Regional Preferente. Éxito deportivo para la entidad y gran gesto deportivo por parte de la afición albiazul, que en el futbol de hoy día sería casi impensable.