• 21 octubre 2021 13:45

El Ayuntamiento aprovecha la renovación del convenio anual con el comedor social ‘Virgen de la Cinta’ para reconocer su labor y capacidad de adaptación

Hispanidad Radio
  •   
  •   
  •   
  •   

El alcalde de Huelva destaca “la generosidad, altruismo y entrega de una entidad que representa lo mejor de la ciudad a través de sus voluntarios y benefactores”

El alcalde de Huelva, Gabriel Cruz, acompañado de la concejala de Igualdad y Políticas Sociales, María José Pulido, ha visitado el Comedor Social Virgen de la Cinta, asentado desde hace casi 40 años en la barriada del Molino de la Vega, aprovechando la renovación del convenio de colaboración anual con el Ayuntamiento de Huelva para reconocer “la labor que desarrolla la entidad y la capacidad de adaptación demostrada para seguir cubriendo durante la crisis sanitaria las necesidades alimenticias de la población que peor lo pasa”. 

En este sentido, Cruz ha señalado que “han soportado de una manera encomiable todas las dificultades sobrevenidas en este tiempo de pandemia, duplicando sus atenciones, cumpliendo con todas las medidas de seguridad para evitar contagios y contribuir a prevenir la expansión de la enfermedad y cambiando por completo su sistema, al entregar la comida en envases individualizados y herméticos”. Un logro que según el alcalde de Huelva es fruto de “la generosidad, altruismo y entrega de los voluntarios y benefactores de una entidad que representa lo mejor de la sociedad onubense”. 

De esta forma, con la renovación del convenio, el Ayuntamiento de Huelva reafirma el compromiso, confirmando el reconocimiento y el apoyo al comedor social.

Por su parte, Carmen Vázquez, presidenta del Comedor Social Virgen de La Cinta, ha agradecido al Ayuntamiento de Huelva el soporte económico que supone el convenio aunque explicando que “nuestros ingresos fijos dependen de las donaciones y este año nos hemos visto obligados a afrontar gastos extraordinarios, no sólo por el incremento de usuarios, sino por la necesidad de utilizar mucho plástico, material desechable para entregar una comida que antes servíamos en bandejas y con medios propios” por lo que la intención de la asociación, es volver a abrir el comedor de manera presencial a partir de mediados de octubre, si las autoridades sanitarias y municipales lo permiten. En este sentido, Carmen Vázquez ha asegurado que “ya estamos estudiando la organización para cumplir con los protocolos y medidas Covid, de distanciamiento social, aforos, uso de geles y mascarillas, estableciendo distintos turnos y control de acceso”.

Durante el confinamiento provocado por la pandemia, el Comedor Social ‘Virgen de La Cinta’ incrementó su atención en un 50%. Si habitualmente atendían entre 105 y 110 personas al día, durante el periodo mencionado llegaron a distribuir comida entre 225 y 250 personas al día. También en aquel periodo cambió el perfil de los usuarios, incrementándose las familias, más allá de personas a nivel individual, atendiéndose a núcleos familiares completos, que requerían asistencia para todos los miembros de la unidad.  Actualmente, sin embargo, la tendencia se ha normalizado y la media de atención vuelve a ser de unas 150 personas, que acuden de manera individual. 

Sin embargo, la rutina del Comedor Social ‘Virgen de La Cinta’ ha cambiado por completo. Ya no se sirven las comidas, se reparten en recipientes herméticos y se entregan en la puerta, lo que ha multiplicado el trabajo de los voluntarios, siendo más laborioso preparar la comida y entregarla de manera individual, además de los costes que supone el material desechable, tipo fiambreras, cubiertos o bolsas que tienen que utilizar. 

La principal fuente de financiación del Comedor Social ‘Virgen de La Cinta’ son los socios benefactores, aunque también tienen apoyo de diferentes entidades como el Ayuntamiento de Huelva. Sin embargo, los ingresos fijos dependen de los de los socios, por lo que Carmen Vázquez ha hecho un llamamiento a la sociedad onubense, “para que se involucre y siga apoyando el proyecto”.

El Comedor Social ‘Virgen de La Cinta’ cuenta actualmente con unos 40 voluntarios, que trabajan en turnos, para mantener abierto un servicio consistente en proporcionar un almuerzo al mediodía y una bolsa con alimentos para el atardecer, de lunes a sábado, incluidos todos los festivos, con un horario de atención de 12 a 13.30 horas.